Monday, July 11, 2011

Asesinatos selectivos e "intervenciones quirúrgicas", la automatización de la muerte.


A finales de Junio de 2011  el Washington Post, el New York Times y otros medios corporativos estadounidenses informaron acerca de la primer ataque realizado por  EE.UU. con vehículos aéreos no tripulados (drones) en territorio Somali.




El episodio constituia   el primer ataque   reconocido por el Pentágono en Somalia  desde la eliminación de Saleh Ali Saleh Nabhan, Sheikh Hussein Ali Fidow entre otros miembros del grupo armado al-Shabab  mediante una incursión en helicóptero realizada por comandos estadounidenses adscritos a la Va Flota  en 2009 y el primer uso de un drone estadounidense  con fines ofensivos en  ese país. Anteriormente se habían utilizado  drones en el país para vigilancia y monitoreo, incluida la identificación de objetivos para  posteriores ataques , uno de ellos siendo  derribado en octubre de 2009.


Como señalaba The  Guardian en  junio de 2011, el ataque en Somalia represento igualmente  “la expansión de la campaña sin pilotos a un sexto país”, con drones estadounidenses activos y operativos en  Afganistán, Iraq, Pakistán, Yemen y más recientemente en Libia.  Igualmentela BBC se hacía eco de las intenciones de la administración del Presidente Barack Obama de  proporcionar aviones no tripulados  a aliados en el continente africano, específicamente Uganda y Burundi para su utilización en territorio Somalí (donde ambos países contribuyen con cerca de 9.000 soldados a los efectivos  Union Africana desplegadas en “operaciones de paz”). Citando a funcionarios de la defensa de EE.UU., específicamente suministrarán cuatro drones a ser desplegados  en la capital somalí, Mogadiscio, cuyo control se encuentra bajo disputa.  

Entre Enero 2009 y Julio 2010  alrededor  de 2.500 personas han muerto en Pakistan como consecuencia de aviones no tripulados estadounidenses y ataques de militantes islámicos.Los   gráficos  presentan bastiones militantes islámicos en la zona fronteriza cerca de Afganistán  blanco de los aviones no tripulados de Estados Unidos, mientras quesimultaneamente militantes islamicos han golpeado por  todo Pakistán Fuente BBC


La utilización de drones como método de eliminación de sospechosos de constituir una amenaza de tipo terrorista se ha multiplicado en los últimos cuatro años (desde 4 en 2007 hasta 53 en 2010), muy especialmente en la campaña estadounidense en la frontera entre Afganistan y Pakistan con cerca de 253  episodios desde  2004   cuyos resultados finales (en términos de victimas) son difíciles de comprobar pero se situan entre las 1,500 y las 2,500 muertes  y que ponen en entredicho conceptos básicos como la soberanía de los países o la ejecución sumaria de sospechos@s, redefiniendo el accionar bélico del segundo milenio. El relator especial de Naciones Unidas sobre  ejecuciones sumarias, extrajudiciales o arbitrarias Philip Alston ha criticado en numerosas ocasiones el concepto de asesinatos selectivos. Organizaciones No Gubernamentales (ONG)  como Human Rights Watch o Amnistia Internacional también han expresado su inquietud y condena. Un buen resumen de voces criticas se encuentra en este artículo publicado originalmente en Counterpunch por Doug Noble, miembro de la  Upstate Coalition to Ground the Drones.